jueves, 3 de febrero de 2011

Si bebes.. no tuitees

No te culpo Nacho, te tomas cuatro vinos y te sale un chascarrillo. Un comentario sobre el holocausto, o tal vez un chiste homófobo o sexista. No pasa nada Nacho, pero para la próxima si bebes.. no tuitees!

Lo que no tiene perdón es que no seas consciente de lo que tienes entre manos, de lo que ocurre cada vez que te pones delante del portátil, o peor aún, cada vez que sales por ahí con tu iPhone y te apetece comentar algo. Tienes 50.000 seguidores, muchos de ellos, como yo mismo, no te conocíamos antes de entrar en Twittland. Te empezamos a  seguir por recomendaciones de no se sabe muy bien que gurús de lo que ahora se hace llamar "Social Media". O estás en la lista o no estás.. y tú estabas Nacho.
Luego te vi en #redada y me caíste hasta bien.. supongo porque encajaste que Javier de la Cueva te llamara bufón a la cara con el mismo humor con el que te reíste del genocidio nazi.

 Pero lo que no sabías Nacho.. es que dentro de esos 50.000 seguidores tienes legión de periodistas del "copy/paste", esos que elevan a noticia lo que tú querías que fuera una coña gafapasta. Tranquilo Nacho que no eres Salvador Sostres, como alguno ha insinuado, pero lo que sí que sois es igual de torpes, o de ingenuos si me apuras. Hasta ahí llegan las similitudes, ya que él sigue en Telemadrid y a ti te han enseñado la puerta de salida de El País por no seguir su linea editorial. No tientes en  El Mundo, ya que aunque su línea editorial si la sigues, que los montajes son lo suyo, después de la cera que te han dado sería escandaloso hasta para ellos.

Me acabo de pasar por tu cuenta y ahora tienes 5000 seguidores más, así que olvida todo lo que te he dicho, saca una botellita de ribera y deleitanos con un chistecito de mujeres maltratadas, ¡que lo vas a petar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario