lunes, 10 de enero de 2011

El único balón que le pueden quitar a Xavi

He intentado que pasara un rato para que el nivel de Chauvinismo bajara de los límites recomendados por la OMS pero no creo que haya servido de mucho. Sigo indignado por la elección de Leo Messi como Balón de Oro FIFA o como diantres se llame ahora, y mucho más después de haber vivido la Gala en Teledeporte (El nivel de las retransmisiones con salvedad del ba-lon-ces-to es malo malísimo en la cadena pública) y comentando la misma en Twittland (@antoniomunoz81).
Vamos por partes que me lío yo solo (como Messi con Argentina. Perdón).
He estado leyendo una lluvia de datos que justifican la elección del jugador argentino.. que si es el mejor del mundo (indiscutible), que si ha metido 58 goles en 54  partidos (1.07) con el Barça (alucinante), que si ha metido 2 goles en 10 partidos (0.2)  con Argentina (cojonud.. ¿como?) vaya.. ¿sería justo decir que el nivel de Messi baja un 82% sin la presencia de Xavi e Iniesta? ¿Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que éstos últimos mantienen su nivel jugando con la Roja?

Si el balón de oro se da por el número de goles marcados entonces me callo.. bueno no, no me callo, ya hay un premio para el máximo goleador que casualmente no ganó Messi.

Si el balón de oro se da por la relevancia de un jugador dentro de un equipo me callo.. bueno no, tampoco me callo, el año pasado Messi tuvo mucho peso en la consecución del título de liga (liga Escocesa venida a más), pero no más que la de Sneijder en la Champions o Iniesta en el Mundial.

Nos hemos tenido que comer balones de oro como el de Cannavaro hace cuatro años.. y todos lo vimos normal, era año de Mundial y todos sabemos que ese año se da al jugador más representativo de la selección campeona (Ronaldo se llevó uno llevando lesionado toda la temporada).
Pues bien este axioma se cumple siempre menos cuando le toca un españolito ganarlo.. bueno siempre me quedará el consuelo de que Messi está en el mismo club que Cannavaro, Sammer y Owen y Xavi está en otro con Paolo Maldini y.. me voy a dar el gusto, Raúl González Blanco

domingo, 9 de enero de 2011

Ya estoy aquí

Bueno llegó el día.. después de mucho meditarlo y siempre posponerlo me encuentro delante del PC. Se acabó el no tengo tiempo y el no tengo ganas. Y es extraño que me haya decidido hoy, día que he leído en Twitter un comentario de García Marquez: "Para escribir en Internet primero hay que saber escribir". ¡Puff! directo al mentón de mi autoestima.
Tal vez no tenga un gran juego de pies pero lo que si soy es un gran encajador, así que me vuelvo a poner el protector bucal, miro a la esquina y les digo que no tiren la toalla.
Pero bueno empezaremos por presentarnos. Soy un cuasitreintañero, programador en .NET  y  aunque la plataforma de Bill Gates paga mis facturas me apasiona el trabajo de @migueldeicaza para extender esta tecnología a otras plataformas.
Me gusta clasificar a los demás pero no clasificarme a mí mismo, dicho lo cual tengo que reconocer que soy un geek. Me encanta la tecnología y no solo eso, soy de los que me gusta que a los demás les guste la tecnología. Un cansino tecnológico sí. Si descubro un nuevo gadget o una nueva aplicación te intentaré convencer para que lo uses y no aceptaré un no por respuesta.

Ahora mismo estoy flipado con mi nuevo Smartphone. Que me considere un geek no significa que me gaste un pastón en tecnología, que la cosa está muy mala y hasta que no he tenido uno con unas características que he considerado adecuadas a un precio adecuado no he dado el salto. Adquirí un HTC Desire con Orange por 39 euros y estoy la mar de contento.

Me encanta el deporte en general y el fútbol y el pádel en particular. El primero ya solo lo veo por la tele y el segundo lo practico de vez en cuando. Soy del Madrid y ésto último y que he dejado de fumar hace una semana hace que sean malos tiempos para la lírica y fáciles para la prosa, es decir, para escribir aquí añorando tiempos mejores en el campo de fútbol cambiando mi cigarro por un chupachups de pica-pica.

Bueno pues ya nos iremos leyendo, que hoy para romper el miedo a la hoja en blanco y el miedo a darle razones al amigo García Marquez ya está bien.